Parkinson

Dentro de poco es el día mundial del Parkinson. Una enfermedad que afecta a miles de persona y la cual  es un trastorno neurodegenerativo que afecta predominantemente a las neuronas productoras de dopamina («dopaminérgicas») en un área específica del cerebro llamada sustancia negra.   que provoca temblores, rigidez y dificultad para caminar, mantener el equilibrio y la coordinación.

La causa sigue siendo en gran parte desconocida. Aunque no existe cura, las opciones de tratamiento varían e incluyen medicamentos y cirugía. Si bien el Parkinson en sí no es fatal, las complicaciones de la enfermedad pueden ser graves

Hay una serie de síntomas tempranos que pueden marcar la enfermedad. Ninguno de estos signos significa que deba preocuparse, pero si tiene más de un signo, debe considerar programar una cita para hablar con su médico.   Entre ellos están: los temblores, micrografía o letra pequeña (cambios en la escritura desde el pasado), perdida de olfato, estreñimiento, problemas para dormir y caminar, mareos, voz suave o baja, hipercifosis o encorvamiento de tu columna y por último «cara enmascarada» (no poder gesticular con la cara).

No existe un tratamiento estándar para la enfermedad de Parkinson (EP). El tratamiento para cada persona con Parkinson se basa en sus síntomas. Los tratamientos incluyen medicamentos y terapia quirúrgica. Otros tratamientos incluyen modificaciones en el estilo de vida, como descansar más, hacer más ejercicio y por supuesto fisioterapia.